LECCIONES NO APRENDIDAS

Narciso Guaramato Parra

guaramatoparra@gmail.com

@guaramatoparra

 

Todavía con la resaca de un día tan largo y lleno de emociones, de largas colas y un esplendoroso  sol. Trataremos, aunque sabemos que es muy pronto, de sacar algunas lecciones de la votación presidencial del país del pasado 07 de octubre.

 

Pero antes que todo debemos felicitar a ese noble pueblo venezolano, de ambas tendencias, que dieron un ejemplo de armonía y tranquilidad. No hubo incidentes que reportar, todo transcurrió en sana paz, con mucha alegría, estableciendo un record de asistencia a las urnas. Cada día me siento más orgulloso de mi pueblo.

 

Como lo comenté el día de la elección, el pueblo habló y hay que  escucharlo. Simplemente, si, es así de simple, el oficialismo obtuvo más votos que la oposición. No hay que buscarle 5 patas al gato. Estemos de acuerdo o no con el resultado, es así de simple. Los que hemos dicho hasta el cansancio de que el fraude, era casi imposible de concretarse, no podemos venir ahora a gritar que lo hubo, sería una irresponsabilidad llamar a desconocer el voto de la mayor parte de la población. El candidato Capriles, en una muestra de madurez, así lo comprendió y admitió el resultado. Capriles, a nuestro entender se graduó de líder político. Parece que creció con la derrota. Con esa actitud, dio la primera lección de nobleza, y borró la idea que corrió por internet llamando a los afectos a la MUD a la calle para desconocer el resultado. ¡Bravo Enrique!. Si antes teníamos algunas dudas, ayer nos convencistes de que eres un verdadero líder.

 

Otra lección que se debe tener en cuenta es que en política hay que trabajar duro y no se debe dar nada por dado. Los que pensaban que el solo hecho de sacar un candidato único era suficiente para ganarle al presidente Chávez, se equivocaron. Lo más grave de esta actitud es que muchas personas creyeron en ese mensaje y hoy amanecieron deprimidas. Es hora de que los verdaderos líderes, levanten la esperanza pérdida. Porque hay que decir la verdad, muchas personas creyeron, y al sentirse derrotadas, si derrotadas, perdieron la fe y se sienten solas, sin un rumbo definido, sin el camino tan prometido.

 

Otra lección que se ha dicho reiteradamente y no se termina de aprender, es que una cosa es nuestro entorno y otra el país. Si todos los que giran a nuestro alrededor son afectos a una ideología determinada, esto no quiere decir que el país también comparte el mismo pensamiento. Esta lección es para ambas tendencias. Ahora más que nunca, Venezuela esta dividida en dos partes. Señores sin la otra mitad de la población, nadie puede gobernar.

 

Queremos destacar la lección dada por el Secretario de la MUD. Ramón Guillermo Aveledo. Su capacidad de negociación, su seriedad para afrontar los problemas planteados (lograr que tanta gente se ponga de acuerdo es muy, pero muy difícil) y la responsabilidad que mostró al dar la cara y asumir su responsabilidad de sus errores, es, después de el candidato, lo mejor de la oposición. ¡Bravo Ramón!

 

En cuanto al oficialismo, la lección más grande que deben sacar de esta elección, es que el 45% de la población no esta de acuerdo con ustedes, es una cantidad muy grande para ignorarla. Deben tender puentes, para que el país se una. Por último, así como comentamos en párrafos anteriores, que Capriles se graduó de líder, en el oficialismo el Presidente Chávez, sigue siendo el único líder. Con todo y su enfermedad, sacó del foso, la peor campaña electoral que hemos visto. Honor a quien se lo merece, se puede estar de acuerdo o no con el, pero una vez más demostró su capacidad histriónica y su comprensión de la realidad venezolana. Tiene todo nuestro respeto, Sr. Presidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *