China en el 2014

yuanes-2014

Desde que empezó el año 2014 China ha reflejado una tendencia hacia la baja en su crecimiento económico como consecuencia de una serie de reformas estructurales en su economía como han sido la  desaceleración del sector inmobiliario (30 % del PIB), descenso en la producción industrial y en la inversión, y por otro lado dando estímulo al consumo final y a la industria de la innovación y servicios. Se está dando un cambio para desarrollar una economía más fuerte, con un crecimiento más lento pero con menos desempleo.

Actualmente China es la primera potencia comercial y segunda economía mundial con un crecimiento del PIB del 7,3 % para el 2014. Como llegó a esto? Porque desde hace 30 años, luego de la muerte de Mao y  tras intensos conflictos políticos y sociales, se iniciaron cambios fundamentales en la orientación económica de ese país, es así como en el 2010 se presentó el último Plan de desarrollo para el periodo 2011-2015. En él se plantea expandir la apertura de la nación e impulsar una economía abierta fundamentada en la economía de mercado. El Plan también prevé cambios en la estructura financiera, entre los que se pueden mencionar la operación de zonas de libre comercio financiero como la de Shanghai y el impulso a la internacionalización de su moneda ( Yuan o Renminbi).

pib-china-2007-2014

La internacionalización de una moneda significa el uso de su función de medio de pago a nivel internacional, además su función como reserva de valor a futuro es considerable y aceptada por los otros países.

En los últimos años China ha ido expandiendo los acuerdos bilaterales de intercambios de monedas (Swaps) con los Bancos Centrales de otros países, lo que ha ido reforzando la colocación del yuan como divisa para operaciones financieras comerciales. Precisamente una de las cosas que ha dado impulso a estos acuerdos, es el incremento en los lazos comerciales con Asia, Europa y América Latina. A Octubre del 2014 se contabilizaban 25 acuerdos firmados con Bancos Centrales.

Los Bancos Centrales están añadiendo el yuan a su cartera y esto está transformando a la moneda china en un activo de reserva, acortándose cada vez más  la brecha que la separa de ser una moneda de reserva mundial.

Entre los países que han señalado que sus Bancos Centrales ya atesoran la moneda china se encuentran Austria, Noruega, Francia y Lituania, Bielorrusia  Australia, Hong Kong, Indonesia, Japón, Corea del Sur, Macao, Malasia, Nepal, Pakistán, Singapur, Tailandia, Nigeria Zimbabwe. En América Latina están Chile, Bolivia y Venezuela. Por su parte los países africanos Kenia, Ghana, Sudáfrica, y Tanzania han señalado que van hacia esa dirección. Además de otro grupos de países que ya lo están utilizando en sus reservas pero que no lo han anunciado públicamente como bien lo mencionó el propio Presidente del Banco Central de China.

En el caso de Venezuela, según nueva disposición contenida en el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley de Reforma Parcial de la Ley del Banco Central de Venezuela, dictado por el presidente de la República, Nicolás Maduro, en el marco de la Ley Habilitante, y publicada en Gaceta Oficial Nº 6.155 Extraordinario con fecha 19 de Noviembre de 2014  se considera como “moneda de reserva a las divisas libremente convertibles y de aceptación universal, así como aquellas monedas extranjeras de fácil conversión en divisas en las principales plazas internacionales y que sean empleadas como moneda de cuenta o de pago en compromisos asumidos por la República Bolivariana de Venezuela”. Es importante resaltar que se cambia el término de “divisas” por el de “monedas de reserva”

Con estos cambios en la Ley lo que se busca es  ingresar los recursos en yuanes remanentes del Fondo Chino, que estarían rondando los 10.000 millones de yuanes (equivalentes a unos $1.600 millones) según fuentes cercanas al gobierno, además de allanar el camino para solicitar financiamiento a aliados como Rusia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *