El Banco Central de Alemania repatriará 674 toneladas de oro a Alemania

El Bundensbank, el banco central de Alemania, repatriará 674 toneladas de oro a Alemania de las cajas fuertes de Nueva York y Paris donde está guardado, según Bloomberg . Espera que el proceso finalice en 2020, en un señal de la recuperación de la confianza hacia la capacidad de Alemania para conservar sus propias reservas.

Alemania tiene 3.396 toneladas de oro. Sólo las reservas de Estados Unidos pesan más. A cada alemán le tocarían unos 40 gramos del metal precioso, unos 1.700 euros. Pero la mayoría de estos alrededor de 135.000 millones de euros en oro del Estado alemán está almacenado fuera del país. 1.500 toneladas en Nueva York, 800 repartidas entre Londres y París. 1.100 toneladas se amontonan en la capital de las finanzas alemanas, Fráncfort. Tras un curioso debate público de tintes patrióticos, el banco central alemán (Bundesbank) ha decidido ahora repatriar todas sus reservas francesas y parte de las otras dos.
El banco central alemán, el Bundesbank, recuperará 700 toneladas de oro depositadas en el extranjero para poder cubrirse las espaldas ante futuras crisis.
Estos lingotes equivalen a un 20% de todas sus reservas de oro y están valorados en 27.000 millones de euros, según su cotización al cierre de 2012. En concreto, el Bundesbank recuperará todo el oro depositado en Francia y un tercio del protegido en Estados Unidos.
“Comenzaremos este año y terminaremos como tarde en 2020”, anunció el directivo del organismo Carl-Ludwig Thiele.
Se ha dicho en los últimos meses que nadie sabe exactamente si el oro alemán está bien contado o si entre sus muchos lingotes puede haber oro falso. Para disipar sospechas, los banqueros de Fráncfort han ordenado traer a casa 674 toneladas de metal antes de 2020.
27.000 millones de euros que podrían servir para muchas cosas, pero irán a las cámaras acorazadas del Bundesbank.
Espera el antiguo banco emisor que la opinión pública alemana aplauda la decisión de dividir el oro en dos mitades: la doméstica y la extranjera, que se repartirá entre Nueva York (37%) y Londres (13%). Explican que servirá para “cimentar la confianza” en la economía alemana. Dado que la deuda pública alemana se vende como pan caliente a intereses mínimos, es de suponer que se refieren a la confianza de una población cada vez más temerosa por su dinero.
El Bundesbank justifica en un comunicado que con la repatriación elevará la confianza en su propia economía sin perder la capacidad para cambiar cantidades de oro por otras divisas en un corto espacio de tiempo.
“Teniendo en cuenta que Francia, como Alemania, también tiene el euro como moneda nacional, el Bundesbank ya no tiene dependencia de París como centro financiero en el que cambiar el oro por divisas internacionales en las que sea necesario aumentar las reservas”, argumenta el banco central alemán.
“Nuestra meta es guardar a partir del 2020 la mitad de las reservas del oro alemán, de un total de 3.391 toneladas, en nuestras propias cajas de seguridad”, explicó Thiele.
La mayor parte de las reservas del oro alemán se encuentran en el extranjero por motivos históricos. Durante la Guerra Fría, en la década de los 50 y 60, Alemania trasladó su oro, sobre todo, a la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed).
El temor de los alemanes de que cayeran en manos de la extinta Unión Soviética empujó a Alemania a almacenar dos terceras partes de su oro en los bancos centrales de Francia, Reino Unido y Estados Unidos.
En otoño europeo surgió un debate en torno a la seguridad del oro alemán en el extranjero que llevó al Bundestag (cámara Baja) a solicitar una auditoría del estado de los lingotes.
La Fed tiene más de la mitad de las reservas de oro alemán (1.536 toneladas) en Nueva York. En el Banco de Inglaterra albergan 445 toneladas, mientras que en el Banco de Francia 374 toneladas.
El Bundesbank tiene en sus cámaras acorazadas casi un tercio de las reservas: 1.036 toneladas.
Los planes del Bundesbank implican traer 300 toneladas de Nueva York y todo el oro almacenado en el Banco de Francia. “La divisa común de la Unión Europea disminuye la necesidad de almacenar oro en los países socios de Europa”, explicó Thiele.
A fines de 2012, las reservas de oro de Alemania sumaban 3.391 toneladas y representaban cerca del 80% de las reservas de cambio del país. Son las segundas reservas de oro más importantes del mundo, después de Estados Unidos y por delante del Fondo Monetario Internacional.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Compartir

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *