Obama presionará a Merkel para resolver la crisis de la eurozona en una reunión antes del G-20

  • El presidente de EE.UU. se encuentra con la canciller a puerta cerrada
  • Luego ambos mantendrán una reunión con los líderes europeos del G-20
  • El papel de Alemania para resolver la crisis del euro centra la cumbre
  • Merkel se resiste ante Obama y el bloque de Hollande, Monti y Rajoy

El presidente de EE.UU., Barack Obama, tratará de convencer esta noche a la canciller alemana, Angela Merkel, en una reunión a puerta cerrada antes de que comience la cumbre del G-20 de la necesidad de fomentar el crecimiento y el empleo más allá de la austeridad en plena crisis de la eurozona.

Obama, quien llegó el domingo por la noche a Los Cabos (México), y Merkel se reunirán a las 13.30 hora local (21.30 hora peninsular española), según ha indicado un alto funcionario de la Casa Blanca sin dar más detalles.

Luego, el presidente de Estados Unidos se reunirá con los líderes de la Unión Europea que participan en la cumbre del G-20, entre los que se encuentra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

En el debate sobre cómo salir de la crisis en Europa, Obama se ha posicionado del lado de los que, como el presidente francés, François Hollande, defienden que es necesario fomentar el crecimiento y la creación de empleo en combinación con las políticas de austeridad.

No obstante, el presidente estadounidense ha destacado en la última cumbre del G-8, en la que ejerció como anfitrión, la importancia del “rol de liderazgo” que la canciller alemana juega en Europa.

Grecia en la agenda

La cumbre del G-20 que comenzará esta noche en Los Cabos estará protagonizada por la crisis en la zona euro y por los resultados de a las elecciones en Grecia, tras la victoria de los conservadores de Nueva Democracia y la posibilidad de que pueda formar gobierno con los socialistas del Pasok, el otro partido que firmó el pacto de austeridad con la UE.

La Casa Blanca felicitó el domingo al pueblo griego por las elecciones presidenciales y pidió la “rápida” formación de un nuevo Gobierno capaz de avanzar en los retos económicos del país al tiempo que lo mantiene en la zona euro.

La crisis europea está afectando a la recuperación de la economía estadounidense y eso está haciendo mella en la popularidad de Obama, que se juega la reelección en noviembre.

Merkel ha descartado tajantemente una posible flexibilización del plan de rescate griegopese a los mensajes contradictorios lanzados por su propio gobierno y el apoyo de la Comisión Europea a relajar los plazos de cumplimiento.

La canciller se ha convertido en el blanco de las críticas de las principales potencias que se dan cita en el G-20 y hace frente a una fuerte presión para que acepte medidas como la emisión de eurobonos a una unió bancaria con una fondo de garantía de depósitos común para frenar el ataque a España e Italia, la cuarta y tercera economía de la zona euro, cuya caída podría provocar la ruptura de la moneda única y una recesión a nivel mundial.

Cerco a Merkel

La canciller ha repetido en varias ocasiones que no hay soluciones mágicas a la crisis y ya advirtió la pasada semana que esas salidas no se lograrían en la cumbre de Los Cabos.

Mientras tanto, presiona a sus socios europeos a acordar una hoja de ruta hacia una unión fiscal que suponga ceder soberanía a Bruselas y dar más poder al Parlamento Europeo.

Sin embargo, el bloque formado por el presidente francés, François Hollande, se muestra reacia a ceder soberanía en materia fiscal y quiere, por contra, impulsar la unión bancaria y medidas urgentes para estabilizar la eurozona. El primer ministro italiano, Mario Monti, y el presidente Rajoy parecen alineados con esa postura.

Por su parte, el primer ministro británico, David Cameron, ha advertido a su llegada a Los Cabos a los líderes de la zona euro que se enfrentan a un “perpetuo estancamiento” si no toman nuevas medidas y ha hecho un llamamiento a los bancos centrales a proteger la economía mundial, en una alusión al papel del Banco Central Europeo para estabilizar las deudas de España e Italia en el mercado secundario con la compra de bonos, algo que no ha hecho aún pese a que el bono español se encuentra en la cifra récord del 7,15%.

“Está cada vez más claro que el núcleo de la zona euro, incluyendo el BCE, debe hacer más para apoyar la demanda y compartir el peso del ajuste”, ha defendido Cameron.

Por su parte, el jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, ha considerado a su llegada a México que los países del euro presentes en el G20 -España, Alemania, Francia e Italia-mantienen posiciones “similares” y ha estimado que ha llegado el momento de decir “con toda nitidez que el proyecto del euro es un proyecto irreversible”.

En declaraciones a los medios de comunicación poco después de llegar a Los Cabos para participar en su primera cumbre del G20, Rajoy ha defendido su apuesta por una unión fiscal y bancaria en la eurozona y no ha querido comentar las reticencias de Alemania a algunas de las propuestas que implican una mayor integración económica.

“Es verdad hay cosas no se pueden hacer muy poco tiempo, pero hay que empezar a dar pasos en la buena dirección. Creo que, sustancialmente, todos los europeos compartimos eso”, ha manifestado al ser preguntado por la presión que se puede ejercer sobre la canciller alemana, Angela Merkel, durante esta cumbre.

Fuente: RTVE.es

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Comparte
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *