Economía Colonial en Venezuela y su impacto en el ambiente

Hablar de la forma en cómo se desarrolló la economía en el territorio venezolano en la época de la colonia es indiscutiblemente tratar parte de nuestra historia, ya que tras la conquista y colonización, las actividades económicas influenciaron en gran medida la distribución de la población y la fundación de ciudades y centros poblados. Por ello, la economía colonial estuvo marcada por dos actividades principales: la explotación de minerales como perlas y oro, y las actividades agropecuarias y ganadería donde ganaba mayor terreno el cacao y el café; algunos historiadores inclusive tratan la economía colonial dividiéndola en dos precisamente por esto.

En base a esto, la explotación de minerales fue la principal razón de la colonia, pues eran comercializados por la corona española quien determinaba la importancia de cada colonia en la capacidad para exportar oro y plata y otros materiales preciosos, los yacimientos mineros eran los que ganaban mayor atención por parte de las autoridades, mientras la ganadería y agricultura figuraban como complemento a la economía, sin embargo, tomo posición importante tras la progresiva caída de la actividad minera.

De esto, se pueden nombrar entonces cuales fueron las principales actividades económicas de la época colonial en Venezuela: extracción de perlas (lo cual contribuyo a la fundación de Nueva Cádiz), la minería (lo que trajo como consecuencia la extracción de oro del territorio), la agricultura (predominando luego en Venezuela por contribuir al desarrollo de cultivos como café y cacao, periodo que terminaría en la Venezuela agropecuaria), y la ganadería (debido al potencial que tenía el llano, sin embargo la actividad surgió en ciudades como Barquisimeto, Coro y el Tocuyo).

Impacto ambiental:

Como se logra determinar, las actividades económicas dependían de los recursos naturales con los que contaban las distintas regiones, por ello el impacto fue negativo en muchas actividades y se vio afectado a su vez la mano de obra y la población en general. Por ejemplo, la extracción de perlas fue realizada de forma indiscriminada y sin ningún control o regulación, lo que trajo como consecuencia que en los años 1500 ya o era prácticamente conseguir perlas o estas simplemente se habían agotado; mientras cuando el conquistador penetro en el resto del territorio con actitud violenta la población de aborígenes se vio reducida considerablemente, al punto que la población en la conquista quedo limitado a dos poblados: La Asunción y Coro.

La fundación de ciudades estuvo entonces derivada por la necesidad de un proceso de expansión y a su vez de explotación económica donde se requería de mano de obra. La distribución de la población en la colonial ha influido aun a la población de la Venezuela de hoy, pues casi el 80% habita en la zona costa-montaña debido a la riqueza de su tierra y a los puertos que facilitaban el intercambio comercial, el resto se encuentra distribuido en los llanos con un 18% proporcionando principalmente los recursos agropecuarios y ganaderos necesarios en otras zonas, y apenas un 2% quedo en la parte de Guayana donde están las mayores reservas minerales. Por esto, el colonizador necesitaba un centro urbano con facilidad de acceso y que contara con los recursos naturales para su sustento; a pesar de la riqueza mineral al sur del rio Orinoco, esta zona no contaba con accesos sencillos y es en su mayoría una zona selvática lo que contribuyó a su poca población.

El crecimiento demográfico a su vez motivo a la explotación de la tierra en los llanos, fomentado por la ganadería; mientras la agricultura gano terreno tanto en la zona de los llanos como en la parte costa-montaña.

En este orden ideas, y con excepción de la explotación y tráfico de las perlas, la mayoría de las actividades económicas no trajeron grandes consecuencias negativas, pues la mayoría estaba fundamentado en una necesidad y en el uso de los recursos que ya se contaba. Sin embargo, es interesante destacar algunas actividades que si modificaron el terreno o el ambiente para adaptarlo a ciertas condiciones, pero que en general no degradaron o afectaron los suelos, estas son:

  • Café y cacao: necesitaron originalmente una desforestación, pero tras las siembras de los árboles de cosecha se permitió una reconstrucción del ambiente, además que los cultivos necesitaban de fuentes cercanas de agua por lo que se cuidaba principalmente las cabeceras de los ríos.
  • Caña de azúcar: al sembrarse en territorio plano no causo erosión alguna, sin embargo al no contar con abono trajo como consecuencia el agotamiento del suelo.
  • Ganadería extensiva: se trata de la cacería de ganado en libertad, que en general no trajo consecuencias ambientales importantes debido a la crianza de nuevo ganado. Al mismo tiempo, los españoles introdujeron al territorio ganado desconocido lo que ocasiono la diversidad en la ganadería.
  • Otras actividades agropecuarias: en otras actividades se utilizaron los mismos recursos con lo que contaba la región, y estaba destinados principalmente para el sustento de la población.

De esto podemos decir que, la actividad económica colonial comenzó trayendo la desaparición de perlas y el fin de este proceso económico debido a las ambiciones de pocos sin interesar el daño ambiental que causaban, sin embargo los conquistaron entendieron la importancia de otros recursos con los que se contaba y previendo otras consecuencias negativas como la extracción de perlas, estas nuevas actividades estuvieron enfocadas más en atender necesidades y en respetar la tierra. Venezuela es un país con un importante sector con potencial de explotación, tal como lo fue en la colonia: la ganadería, la agricultura y la minería; actividades a su vez distribuidas en las tres principales regiones del país: llanos, costa-montaña y Guayana.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*