Economía verde

En un enfoque general, la economía verde responde a las crisis económicas, sociales y financieras, donde se le de valor al medio ambiente, al bienestar humano y al desarrollo económico, al considerar la inseparabilidad de estos aspectos.

La economía verde y su proceso de transición pueden generar nuevas oportunidades de empleo y comercio, al permitir que se abran nuevos espacios en la determinación de la nueva estructura.

Progreso económico

¿Cómo se mide el progreso económico en la economía verde?

El progreso económico para la economía verde se fundamenta principalmente en tres (3) mediciones:

  • Grado de incidencia de la inversión hacia los sectores verdes y su repercusión en la transformación de la economía.
  • Impacto que tiene el desarrollo económico en el deterioro del medio ambiente.
  • Bienestar social en referencia al acceso de la población a recursos básicos: educación, salud y seguridad social.

Donde la numeración es independiente de su importancia.

El concepto reconoce la inseparabilidad entre lo económico (1), lo ambiental (2) y lo social (3), con el objetivo de promover aquellas soluciones en que se beneficien estos tres aspectos en conjunto, y cuando se presentan soluciones intermedias, tomar datos e información adecuados en cuanto a las decisiones a tomar.

Transición hacia la economía verde

 

Entre los enfoques que se pueden adoptar en la transición hacia la economía verde están:

  • Incentivos fiscales, entre subvenciones e impuestos.

Subvenciones hacia sectores no contaminantes e impuestos sobre emisiones de carbono.

  • Regulación de los sectores que consumen mayores recursos.
  • Inversión pública hacia la investigación y desarrollo en la innovación de campos y tecnología hacia el bienestar del medio ambiente.

En el año 2011, según informe de la economía verde del Programa de la Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), al destinar 2% del PIB mundial hacia la transformación de una economía verde mundial hasta el año 2050, se generaría la misma cantidad de empleo y crecimiento económico que la economía que usa como motor energías fósiles y extracción acelerada de recursos naturales. Esto traería un extra de beneficios sociales y ambientales.

La transición hacia este tipo de economías puede generar oportunidades comerciales y de empleo en exportación de bienes y servicios, con impacto en la transformación de las cadenas de valor del mundo hacia métodos ambientales.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el establecimiento de políticas públicas hacia una economía verde podría generar veinticuatro millones de nuevos empleos en el mundo para el año 2030.

Específicamente en áreas como: la pesquería,la agricultura, la silvicultura y también en actividades turísticas-

Específicamente en los siguientes  sectores como: el de energías renovables, el de construcción, gestión de desechos y servicios asociados a ecosistemas.

Según la OIT  se estima que hacia el año 2030 al adoptar políticas de incentivo hacia economías verdes, lo mayores niveles de empleo se alcanzarán en el continente americano y en Europa.

La economía verde tiene nuevas oportunidades en el crecimiento económico, desarrollo y comercio.

Conclusiones generales: “Hacia una economía verde: Guía para el desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza”

En el informe titulado “Hacia una economía verde: Guía para el desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza”  del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA),  se llegaron a las siguientes conclusiones:

  • En un plazo de 5 a 10 años al invertir en incentivos hacia la economía verde se lograría un nivel de crecimiento del PIB y del PIB por habitante mayor que el alcanzado por la estructura económica actual.
  • Al destinar las inversiones verdes al capital natural: como en la silvicultura, la agricultura, el agua dulce y la pesca, el valor añadido en el sector forestal será un 20% mayor para el año 2050.
  • Al enriquecer el capital natural del cual dependen en mayor medida los países menos desarrollados, ayuda a disminuir los niveles de pobreza mundial.
  • Nuevos empleos se generarán en la transición hacia una economía verde, especialmente en los sectores de la agricultura, la construcción, la energía, la silvicultura y el transporte.
  • Habrá pérdidas de trabajos a corto y mediano plazo en los sectores de empleo que están obligados a abandonar en el cambio de estructura hacia la economía verde.
  • Los subsidios a los sectores donde se malgastan recursos naturales están asociados a un mayor deterioro en lo referente al bienestar social y a las economías en el largo plazo.

Rommel A. Viloria A.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*