La economía chilena en los últimos cinco años (2013-2018)

Una forma de evaluar la economía de un país, es por medio de su Producto Interno Bruto (PIB), que definiendo de manera muy sencilla, es la suma o agregación de toda la producción de todos los agentes económicos en un período normalizado a precios constantes.

El PIB no refleja necesariamente lo bueno o malo de una economía, esto en el caso de que se obedezca a algún tipo de criterio, pero ofrece información importante acerca de la capacidad productiva de la economía y las vertientes que esto trae, como  información del ingreso  por persona, y a través de ello, la medición de la calidad de vida en términos de poder adquisitivo o de compra de los individuos, y de forma muy general de toda la sociedad sin escudriñar en la profundidad de la distribución eficaz de la riqueza.

La economía chilena había estado creciendo de manera sostenida desde el año 2013, sin embargo, a partir del año 2015 ha disminuido la velocidad del crecimiento debido la caída del precio del cobre, principal materia prima de exportación del país.

A pesar de esto, la economía chilena se sopesa por los otros sectores, como el de industrias y el de servicios.

El Banco Central de Chile ofrece buenos detalles sobre este tema.

De acuerdo a informaciones publicadas, podemos ver cómo ha sido la dinámica del PIB anual de la economía chilena, medido en miles de millones de pesos chilenos a precios del año 2013.

En dólares estadounidenses, el cambio publicado para el 28 de marzo de 2018 es el siguiente:

Se hace el cálculo aproximado para ver la tendencia, esta vez expresado en miles de millones de dólares estadounidenses para ver la tendencia:

Nos muestra el crecimiento del PIB de manera constante aunque con variaciones en sus tasas de crecimiento, estas debido a la dinámica económica que en este momento no es necesario entrar en profundidad y que en este corto período de tiempo estudiado, si consideramos cifras históricas de la economía, ver la tendencia de una manera sencilla ayuda a ver el panorama más claro con respecto a la economía en específico en estos tiempos más o menos recientes.

Se sabe entonces, por medio de la página web es.portal.santandertrade.com, que en la economía de Chile el peso de cada sector en el PIB se distribuye de esta manera, el sector agrícola aporta un 4%, el sector servicios aporta el mayor porcentaje con un 63,2% y el sector industrial más o menos un tercio.

Y según datos del Banco Mundial, y sus estudios de perspectivas económicas mundiales muestra un crecimiento cuando se expresa en tasas de crecimiento porcentual anual a precios de mercado en USD.

La economía chilena, como todas las demás cosas por su carácter dinámico, se le presentan desafíos, como superar su tradicional dependencia de los precios del cobre, familiaridades en los países con historias en el arraigo y la intensidad de materias primas.

También otros temas como ajustes en la relación entre el sector agrícola y el consumo interno y variaciones de productividades en sectores que podrían darle impulso a todo el aparato económico.

En general, para el período escogido, la economía chilena, se comporta según los datos extraídos de manera decente en relación con el aparato productivo y los insumos de otra condición que realiza, se pueden ver las circunstancias netamente teóricas y prácticas en buen desenvolvimiento con el grado de porcentaje que inevitablemente es impredecible, la exposición de la dinámica tocada por la certidumbre incesante.

 

Rommel Viloria

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*