Perspectivas Económicas para los años 2018 y 2019 – Fondo Monetario Internacional

El FMI realiza sus pronósticos de acuerdo a pronósticos que involucran variables que afectan directa e indirectamente las capacidades de producción de las distintas economías.

El Fondo Monetario Internacional prevé un crecimiento de la economía mundial para los años 2018 y 2019 de 3,9%, 0,2% por arriba del año 2017.

Los pronósticos para las tasas de crecimiento económico para varias economías europeas se prevén al alza, entre ellos están los de la economía alemana, la italiana y la de los países bajos.

En los países europeos con economía emergentes y en desarrollo se pronostica que la actividad va a ser mayor con respecto al año 2017, donde superó el 5% de crecimiento económico. Con mayores crecimientos previstos para Polonia y Turquía.

Se espera que reformas tributarias en Estados Unidos y el estímulo que los recortes al impuesto sobre la renta corporativa dan a la inversión, aumente el crecimiento económico hasta el año 2020.

En la economía asiática se prevé un crecimiento mucho más acentuado ya que la región representa más de la mitad del crecimiento mundial. Las economías emergentes y en desarrollo crecerán un 6,5%.

En América Latina se preve mayor facilidad de financiamiento a países exportadores de materias primas y precios favorables a los productos básicos. Se esperan crecimientos del 1,9% en el año 2018 y del 2,6% en el año 2019.

En un 3,5% de crecimiento económico se espera que crezcan las regiones de Medio Oriente, África del Norte, Afganistán y Pakistán.

Específicamente, las principales economía emergentes y en desarrollo, como Brasil, China y Sudáfrica también registraron alza en las proyecciones.

El comercio mundial creció fuertemente en los últimos meses del año 2017, apoyado por un aumento de la inversión, en particular entre la economía avanzada y un aumento en la producción manufacturera de Asia.

Leer Más  Fondo Monetario Internacional: La inflación en Venezuela llegará hasta el 1.000.000% para finales de 2018

La apreciación de las monedas en los mercados emergentes es un buen indicador de la capacidad de comprar que ha ganado cada país en los mercados internacionales. El renminbi, moneda de curso legal de la República Popular China, emitida por el Banco Popular Chino, se ha apreciado en alrededor del 2%, el ringgit o dólar malasio se ha recuperado en un 7% con mayores de perspectivas de crecimiento, y el rand sudafricano en casi un 6%.

En la relación existentes entre la oferta de productos básicos  y aumento de la inflación en las economías avanzadas, se encuentra que el crecimiento económico en general, los fenómenos meteorológicos en Estados Unidos y las tensiones geopolítica en Medio Oriente han respaldados el alza del precio del barril de petróleo. Entre los meses de agosto y diciembre del año 2017, los precios del barril del petróleo se ubicaban en un precio medio de $60, haciendo que la inflación generada por altos precios del combustible en las economías avanzadas aumentara, pero se prevé una disminución gradual de los precios del barril de petróleo durante los próximo cuatro a cinco años.

En el corto plazo es probable que la economía mundial mantenga en general esta tendencia, pero los riesgos en el mercado financiero pueden ocultarse, la ausencia de indicadores de advertencia a corto plazo puede aumentar la búsqueda de rendimientos y ampliar las vulnerabilidades en el mediano plazo.

Citando parte de las políticas  que recomienda el FMI de acuerdo a prioridades comunes en las economías avanzadas, emergentes y en desarrollo:

Las economías avanzadas, emergentes y en desarrollo tienen dos objetivos de política en común. Primero, la necesidad de incrementar el crecimiento del producto potencial —a través de reformas estructurales que estimulen la productividad y, especialmente en el caso de las economías avanzadas con poblaciones que están envejeciendo, que incrementen las tasas de participación en la fuerza laboral—, asegurándose a la vez de que los beneficios del crecimiento estén ampliamente distribuidos. Segundo, el imperativo de reforzar la resiliencia, entre otras cosas mediante una regulación financiera proactiva y, en los casos en que sea necesario, el saneamiento de los balances y el fortalecimiento de los márgenes fiscales de protección. Es particularmente importante actuar en un entorno caracterizado por tasas de interés bajas y volatilidad escasa y donde existe la posibilidad de ajustes perturbadores de las carteras y vuelcos de flujos de capitales. La actual reactivación cíclica ofrece una oportunidad ideal para reformas estructurales y de la gobernanza.

Leer Más  Gobierno de Maduro solicita 5000 millones de dolares al FMI

http://www.imf.org/es/Publications/WEO/Issues/2018/01/11/world-economic-outlook-update-january-2018

Se espera que el impulso más fuerte experimentado en el año 2017 continúe en los años 2018 y 2019, con un crecimiento global del 3,9%.

Rommel Viloria.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*