Perspectivas económicas para Venezuela 2018

Las perspectivas durante el año 2018 en cuanto a  PIB (Producto Interno Bruto), inflación, tipo de cambio y balanza comercial, no parecen ser muy buenas, pero conocerlas permite proyectar cualquier avance político y económico para anticipar cualquier tipo de reforma.

Los indicadores que presentan organismos, organizaciones y firmas como el Fondo Monetario Internacional, la firma Aristimuño Herrera y Asociados, la Asamblea Nacional, el Banco de inversión Nomura, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) además de la página web banca y negocios dentro de sus perspectivas, los indicadores presentados no son favorables en relación a los demás países que conforman estas empresas y son objeto de estudio.

La inflación es uno de los indicadores que más directamente está relacionado con el consumidor y por lo tanto, en la esencia del consumo el que más podría interesar. Se espera, según el organismo que emite la información las siguientes tasas:

-Los estudios de la Asamblea Nacional arrojan que al final del año la inflación acumulada será de 2000%, un poco menor que las proyecciones del FMI.

-Para el Fondo Monetario Internacional la inflación acumulada al final del año es 2529,6%.

Ambas cifras proyectadas en el supuesto de no reforma económica.

El recorte del financiamiento externo y mayor dependencia de importaciones también han socavado los indicadores de PIB.

Se estima que en el año siga cayendo la producción, en 5,5% estima la CEPAL y el FMI en 6% las tasas de recesión económica.

El tipo de cambio entre el bolívar y el dólar de Estados Unidos seguirá en aumento mientras el bolívar pierda progresivamente su valor y el dólar se mantenga estable. A falta de financiamiento externo y menos entrada de divisas del petróleo, aunado a controles de divisas y de la moneda local, el tipo de cambio seguirá en aumento, es decir, el extranjero cada día gana más derechos sobre los bienes internos y el natural venezolano cada día pierde más derechos sobre los bienes foráneos.

En la balanza comercial,

La importaciones están condicionadas por lo bajos ingresos petroleros y la caída de la producción de petróleo en PDVSA, se pronostica caída en las importaciones aunque no con la presión del pago de deuda externa como en el año 2017 también sopesado con nuevas sanciones financieras.

El banco de inversión japonés Nomura estima que la caída de las importaciones el año próximo será de 35%.

En las exportaciones,  Nomura estima un precio promedio del barril venezolano en $55,1 y exportación en niveles de 1,125 millones de barriles diarios. Ingresos petroleros menores a los años anteriores.

Los indicadores para la economía venezolana no son buenos, las reformas estructurales son necesarias.

El financiamiento externo con capacidad interna de productividad y absorción financiera es fundamental para dinamismo económico y la activación de varios sectores.

Concientizar que el exceso de controles no ayuda a la mayoría de la población y que lo nichos de mercado petrolero que no se abastecen por la caída de la producción y sanciones financieras externas, es parte de la solución al problema económico que ayudará a abrir la solución al problema político y no de gobierno.

Las reformas son necesarias en cualquier economía ya son parte del solapamiento y la complementariedad en el dinamismo económico, en este caso de la economía rentista.

Hacer caso omiso a las reformas económicas, inevitablemente llevará al colapso económico en el hastío rutinario de la misma cosa.

Es ahora, las relaciones económicas en la sociedad claman por cambios políticos y económicos.

Rommel A. Viloria A.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*